• Made in Spain

    A lo largo de la historia, los zapatos han sido objeto de deseo. Elegantes, sofisticados y distinguidos. Manteniendo la tradición, expertos en el oficio, utilizan técnicas precisas, consiguiendo los mejores resultados de calidad. El calzado de Uterqüe, producido en España es un símbolo de valor añadido refinado y complejo. En cada zapato que se produce, se asegura el máximo cuidado, la máxima comodidad, el último diseño. En Uterqüe nos apasiona este oficio, la calidad y cuidado con la que se elabora cada par de zapatos.

  • Paso a paso

    Cada pieza es creada con un diálogo constante entre el estudio y la fábrica. El énfasis en la calidad, se encuentra en cada paso de su fabricación, en equilibrio con un diseño moderno que encaja a la perfección con la mujer actual. Materiales finos y de alta calidad (pieles, rasos, terciopelos…), tonos vibrantes, paletas de colores y tacones refinados son las claves de una colección única.
    La creación del calzado se inicia con la horma, es el inicio de todo, constituye el símbolo más importante en el arte de la zapatería. En Uterqüe aseguramos el calce perfecto a través de un proceso exhaustivo de control de calidad de la horma de todos nuestros modelos.

  • Obras de arte

    Los detalles, los colores y las joyas son parte del proceso que envuelve a la producción de cada una de las piezas y su acabado. Desde el tratamiento de la piel, al cuidado de los rasos, pasando por la perfección con la que se combinan las texturas y contornos, los contrastes y los tejidos. Un signo de belleza y calidad.
    El calzado de Uterqüe se siente con cada detalle, cada aplique, cada bordado, convirtiéndose en una obra de arte.